Elige destino

miércoles, 14 de diciembre de 2016

8 ventajas de estudiar un año académico en el extranjero





Estudiar durante un año académico en el extranjero será una experiencia vital inolvidable para tus hijos. Les permitirá dominar un segundo idioma, conocer una nueva cultura, formarse en un sistema académico distinto y madurar emocionalmente e intelectualmente. Cada vez son más los padres que eligen esta opción para la formación de sus hijos en idiomas por las importantes ventajas que conlleva:

1.       Aprender otro idioma
La principal ventaja de un año académico en el extranjero es el aprendizaje de un nuevo idioma.  Antes de realizar un curso escolar en el extranjero es recomendable tener un conocimiento previo del idioma. No hay que olvidar que el alumno sólo podrá expresarse en la lengua propia del país y su lengua materna dejará de ser útil en su día a día.
Durante su estancia en el extranjero, mejorará y aprenderá nuevos conocimientos sobre el idioma,  conocerá expresiones propias y podrá adecuar su lenguaje a las distintas situaciones de la vida cotidiana.  Al finalizar el año, el estudiará será bilingüe en la mayor parte de los casos.

2.       Estudiar en otro sistema educativo
El sistema educativo será más o menos parecido al español en función del destino seleccionado. En todo caso, el estudiante aprenderá unos valores y un sistema de aprendizaje distinto al habitual, consiguiendo, así, una gran capacidad de adaptación a nuevas situaciones.

3.       Invertir en el futuro
La formación académica en otro país está valorada tanto en el mundo profesional como académico. Es síntoma de madurez,  compromiso y garantiza una serie de habilidades y competencias difíciles de adquirir por otros métodos.

4.       Madurar
Tanto si la estancia se lleva a cabo en residencia o en familia, el alumno tendrá que aprender a convivir con otras personas y otras culturas. Deberá enfrentarse a la situación de vivir lejos de su familia y pondrá a prueba su tolerancia y capacidad de adaptación mejorando así a su capacidad para relacionarse con los demás.

5.       Conocer nuevos lugares y culturas
Si viajar es una de las experiencias más enriquecedoras, vivir en otro país es una experiencia vital inolvidable. En la mayor parte de los casos, el curso académico tiene una duración de 9 meses. Durante ese tiempo el alumno podrá conocer los paisajes y la idiosincrasia propia del país al tiempo que conoce otras costumbres y culturas.

6.       Hacer contactos
El estudiante se rodeará de un entorno diferente al habitual. Conocerá nuevos amigos y podrá establecer contactos tan importantes para su futuro profesional y vital.

7.       Optar a becas
Cada vez es más habitual que las becas de estudios exijan conocimientos de otros idiomas. En algunos casos es necesario realizar una prueba de nivel y, en otros, exigen certificados académicos que acrediten los conocimientos. En ambas situaciones, un año escolar en el extranjero permitirá superar con éxito las dos opciones.

8.       Un cambio de vida
Los padres debéis asumir que vuestros hijos van a experimentar un cambio vital que condicionará su manera de relacionarse y afrontar el día a día. Tras su paso por el extranjero, el estudiante será más maduro, tendrá más seguridad y contará con las habilidades sociales necesarias para interactuar con los demás.


No hay comentarios:

Publicar un comentario