Elige destino

miércoles, 24 de mayo de 2017

8 razones por las que estudiar inglés en Nueva Zelanda

¿Quieres estudiar inglés en el extranjero y aún no has decidido destino? Si buscas un lugar en el que predomine la paz y la naturaleza, un clima templado durante todo el año, con gente afable dispuesta a charlar y a pasar un rato agradable y en el que puedas practicar deportes de aventura, entonces aprender inglés en Nueva Zelanda es la mejor opción para ti.
nueva zelanda

Nueva Zelanda es un país tranquilo con una población aproximada solo de 4,5 millones de habitantes y las mejores ciudades donde estudiar inglés son Auckland, Christchurch, Hamilton, Queenstown y la capital, Wellington. Eso sí, si eres alérgico a la lana de las ovejas, recuerda que debes llevar tu antihistamínico, se calcula que existen por lo menos 10 veces más ovejas que habitantes.

Aquí te contamos las ocho mejores razones por las que aprender inglés en Nueva Zelanda se convertirá en mucho más que un simple curso de inglés, no solo podrás presumir de hablar inglés a la perfección, sino que también vivirás una maravillosa experiencia que recordarás y rememorarás con tus amigos toda tu vida.


   1. Estudiar inglés en Nueva Zelanda es una opción económica.


Este fascinante país de Oceanía, a pesar de la lejanía de su ubicación, destaca por la alta calidad de los cursos ofrecidos y por ser una opción más económica que la de otros destinos más tradicionales. El único gasto que lo encarece es el billete del viaje, por lo que te va a resultar más rentable cuanto mayor sea el periodo académico de tu curso de inglés escogido.

   2. Carácter amable de su gente.


La gente es pacífica, afable, servicial y tolerante, así que no te costará conocer gente con la que hablar inglés y salir a conocer el país. Por lo general, son muy deportistas, tienen gran respeto por sus culturas ancestrales y les encanta la cerveza.
hablar inglés con amigos


   3. Sistema educativo de alta calidad para estudiar inglés.


Nueva Zelanda es un país de habla inglesa que ofrece una altísima calidad en los cursos de inglés con profesores altamente cualificados para impartir esta asignatura, lo que promueve una alta competitividad entre los alumnos para lograr ser angloparlantes. Esta es una de las principales razonas por las que Nueva Zelanda es uno de los mejores destinos del mundo para aprender inglés.

   4. Es un país seguro y con una alta calidad de vida.


Nueva Zelanda es uno de los países que menor índice de delincuencia existe en todo el mundo, por lo que aprender inglés en Nueva Zelanda sin preocupaciones te permitirá concentrarte exclusivamente en tus estudios y en pasarlo bien, ya sea de día o de noche. Además, las escuelas de idiomas te ayudarán en todo aquello que tengan a su alcance: alojamiento, traslados, permisos, orientación al alumno…

   5. Trabajo accesible para los estudiantes de inglés.


Si quieres complementar tus estudios trabajando, solo necesitas el working holiday visa, estar inscrito en un curso de inglés en Nueva Zelanda o bien estar inscrito en «Nacional Diploma» o «New Zealand Diploma» que te permitirá trabajar 20 horas mientras estudias.

   6. Espacios naturales impresionantes para deleitar la vista.



Aunque tu principal objetivo en Nueva Zelanda sea aprender inglés, no puedes dejar de hacer turismo por sus ciudades y especialmente, por las extensas zonas naturales de este país, como visitar Wai-O-Tapu en Rotorua, uno de los parques geotermales más activos del mundo; el paradisíaco Lago Taupo, que es el más grande del país; el jardín botánico de Hamilton Garden; el lago, glaciar y montaña Wakatipu; la reserva salvaje Willowbank en Christchurch; las bellísimas cascadas de Huka; el International Antarctic Centre donde verás pequeños pingüinos azules.

   7. Deporte y aventura en lugares de ensueño.


Allí donde vayas, podrás practicar deportes de aventura de todo tipo, en paisajes tan espectaculares que tendrás que parar un momento para respirar y contemplar tanta grandeza. Es buena idea ir en grupo para practicar el inglés mientras haces escalada en el volcán Taranaki, senderismo por el glaciar Tasman, por la legendaria montaña Te Mata Peak o por el monte Ruapehu, uno de los volcanes más activos de Nueva Zelanda. También podrás esquiar en los Alpes del Sur, o bien adentrarte en las cuevas de Waitomo para practicar espeleología, rápel o descenso de río.

   8. Un paseo por la Tierra Media.


Si eres un fanático del Señor de los Anillos y del Hobbit, Nueva Zelanda será tu paraíso. Aquí se localizan los escenarios  más famosos y representativos de la saga. Algunos de ellos son la idílica ciudad élfica ambientada en el Parque Regional Kaitoke, la oscura tierra de Mordor en el Parque Nacional de Tongariro, los campos de Glenorchy donde fue ubicada Isengard, y por supuesto, Hobbiton a las afueras de Matamata, donde se encuentran las pequeñas casas de los Hobbits.
hobbiton

Como puedes ver, apuntarte en uno de los cursos de inglés en Nueva Zelanda, te va a aportar mucho más que el hecho de hablar inglés, será una experiencia única con recuerdos para toda la vida.
Si estás pensando estudiar inglés en Nueva Zelanda, cuéntanos tus planes y si ya has aprovechado la oportunidad de viajar a este maravilloso país de Oceanía, no dejes de contarnos tus experiencias.

martes, 16 de mayo de 2017

¿Por qué aprender inglés en Malta? 5 razones y consejos


Malta es uno de los destinos ideales para aprender inglés en el extranjero y, aunque sea un país muy pequeño, tiene muchísimas cosas que ofrecerte. Por ser un país mediterráneo, con gente muy amable, suele ser el destino elegido por estudiantes de distintos lugares del mundo para realizar aquí un curso de inglés, especialmente en verano. Por su ubicación en el Mediterráneo, la isla de Malta está muy bien conectada con todas las capitales europeas, por lo que llegar a este maravilloso sitio para aprender el inglés te va a resultar muy fácil.

Ventajas de estudiar inglés en Malta



Precio de los cursos de inglés

Una de las principales ventajas de los cursos de inglés en Malta es el precio que éstos tienen.
Además, la moneda oficial es el euro, por lo que no te liarás con el cambio de moneda ni tendrás que gastarte una fortuna en los regalos que llevarás para tu familia y tus amigos a tu vuelta a España, porque los precios son más bajos que en otros países como Inglaterra o Irlanda, destinos típìcos de los cursos de inglés en el extranjero. Para que te hagas una idea, el precio de un curso de inglés para jóvenes de dos semanas en la ciudad de Sliema, en Malta, es de 1495 euro, mientras que por un curso de dos semanas en Inglaterra vas a pagar entre 1875 euros y 2535 euros.

Menos españoles en Malta que en otros países

Aunque te parezca raro, sí, esta es una razón para elegir irte de viaje de estudios para aprender inglés a Malta. Se trata de un país que no es tan famoso por sus cursos de inglés y justo por eso vas a practicar más el idioma. En Inglaterra vas a conocer y a pasar tiempo con más españoles y acabarás hablando en español, lo que no es el objetivo de este viaje. Tienes que sacar máximo provecho a este viaje y hablar lo máximo posible en inglés, por lo que estar con nativos (o con personas que hablan otro idioma que tú, porque el inglés os va a servir para comunicaros) es lo ideal.

Diversión

Las escuelas donde se imparten las clases de inglés están ubicadas en una zona de Sliema en la que hay muchos restaurantes, bares, cafés y tiendas así como discotecas, clubs nocturnos y el mar. El acceso a todos estos lugares es fácil y rápido mientras que, por otro lado, la escuela se encuentra a la distancia necesaria del bullicio para poder aprender y disfrutar con tranquilidad.


Cultura e historia

Si eliges estudiar el inglés en Malta vas a beneficiarte de una combinación única de cultura e historia y vas a poder elegir entre distintas actividades culturales y de diversión para pasar el tiempo que no estés en clase. Los Templos de Hagar Qim, el hipogeo de Hal Saflieni o el templo de Tarxien son sólo algunos de los monumentos que te acercarán al pasado histórico de Malta. Vas a poder visitar también las ciudades de Rabat o Mdina, unas de las más espectaculares de Malta, con sus calles maravillosas, que conservan el estilo medieval, llenas de colores y de tiendas de artesanía típica.


Paisajes impresionantes

Las costas de Malta están repletas de sitios y lugares impresionantes, paisajes de auténtica postal desde los cuáles ver el amanecer. Calas, playas, espectaculares vistas desde cualquier sitio en el que te encuentres…¡no lo pienses más y aprovecha de todo ello haciendo un curso de inglés en Malta este verano!



miércoles, 10 de mayo de 2017

Cinco razones para ir a un campamento de verano en inglés

Los estudios demuestran que empezar la enseñanza de idiomas a una edad muy temprana es muy beneficioso para los niños. En los primeros años de vida, el cerebro de un niño es como una esponja y es cuando más conexiones neuronales se generan. Por eso hay que dar los primeros pasos hacia aprender idiomas desde bien pequeño, y ¡qué mejor forma de hacerlo que yendo a un campamento de verano en inglés!

A la hora de empezar a dominar un segundo idioma, hay que seguir el mismo proceso que en el caso de la lengua materna, es decir, en primer lugar escuchar y comprender, para luego poder hablar, leer o escribir. Aprender sólo el vocabulario es un error, el niño tiene que aprender las estructuras de la lengua, habituales a una conversación normal, para poder usar determinadas palabras y frases en contexto.

La mejor forma de familiarizar a los niños con un idioma es ofrecerles la posibilidad de aprenderlo en inmersión lingüística y para esto la opción ideal son los campamentos de verano en inglés. Si quieres que tu hijo aprenda inglés en verano y que disfrute, a la vez, de actividades lúdicas y deportivas, ¡apúntalo a un campamento de inglés!

Aquí te dejamos algunas razones por hacerlo:

  1. Diversión

Los campamentos de inglés en Inglaterra son programas de idiomas que se basan en la diversión. Los niños se relacionan con estudiantes de otras nacionalidades y con nativos ingleses, por lo que mejoran su nivel de inglés, pero también van a disfrutar de actividades variadas, desde deportes hasta actividades de aventura y programas de entretenimiento nocturno. Si tuviéramos que elegir una sola palabra que describiera este tipo de cursos de inglés, sería “diversión” sin duda alguna.



  1. Nuevos amigos

Gracias a los campamentos de verano en inglés, los niños pueden hacer nuevas amistades. Los niños acuden a los campamentos con muchas ganas de hacer nuevos amigos y se van para casa al final del campamento con muchos recuerdos de unas semanas inolvidables, llenas de risas y sin ningún momento de aburrimiento.  

  1. Ser independientes

Si hay algo más que los niños aprenden, a parte del inglés, es ser independientes. Pasar unas semanas fuera les va a ayudar aprender cosas básicas, desde organizar sus objetos personales hasta comer sin ayuda o capricho alguno. Los campamentos enseñan a los niños a hacer las cosas solos, sin depender tanto de un adulto, aunque, para cualquier cosa que necesiten cuentan con la ayuda del personal cualificado del campamento.

  1. Conocer nuevos sitios y nuevas culturas

Nada mejor que un campamento de verano en inglés para conocer lugares que no han visto antes y personas que pertenecen a culturas muy distintas de la suya. Si los campamentos de inglés que ofrecemos en Alicante o en Marbella les pueden resultar más familiares, con los campamentos de inglés en Inglaterra darás en el clavo seguramente. Los campamentos de aventuras, organizados en varias zonas de Inglaterra, les darán a los niños la oportunidad de conocer un país lleno de cultura e historia. Al compartir habitación en la residencia donde estén alojados con otros alumnos, podrán conocer también otras costumbres y otra cultura.



  1. Aprender inglés

Hemos dejado en último lugar la razón más obvia para irte a un campamento de inglés, pero está claro que no hay manera más natural de aprender inglés que un campamento de verano. Al irse de campamento, los niños están hablando todo el rato en inglés, todas las actividades que desarrollan están en inglés y se relacionan con los compañeros y los profesores en inglés. Se trata de una de las mejores formas de aprendizaje de un idioma, ya que la inmersión lingüística es total, así que ¡no te lo pienses más y apunta a tu hijo a un campamento de verano si quieres que aprenda inglés y que se divierta al mismo tiempo!  

viernes, 5 de mayo de 2017

7 maneras de practicar inglés en Londres

Londres es uno de los mejores destinos para aprender inglés, ya que cuenta con un montón de escuelas de idiomas que ofrecen cursos de inglés en el extranjero para todas las edades, desde viajes de estudios para niños hasta cursos de inglés en Londres para adultos. Tan amplia es la diversidad y la experiencia cultural tan enriquecedora que nos ha costado decidir cuáles son las 7 maneras más divertidas de practicar inglés en Londres, pero aquí las tienes:

  1.  Un recorrido turístico por la ciudad de Londres

Gracias a un recorrido turístico por Londres, te vas a sumergir en el idioma inglés y disfrutarás escuchando el típico acento británico que seguramente te va a encantar. Andar por las calles de Londres, tomar un té o una deliciosa pinta de cerveza en un pub londinense o simplemente sentarse en un banco en el parque Crystal Palace (o cualquier otro, pero este tiene un encanto especial) te acercará al idioma de Shakespeare. ¡Nada mejor que un recorrido por las calles de Londres para aprender y practicar inglés en el extranjero!

curso de inglés en Londres

  1. Una noche de karaoke para aprender inglés

Una noche de karaoke en Londres es el plan ideal si quieres practicar el inglés y divertirte a la vez. Cantar y escuchar a la gente cantar te ayudará a aprender nuevas palabras y, de esta forma, a ampliar tu vocabulario. Bares de karaoke como The Source Below o Namco Station te ofrecerán recuerdos inolvidables, ya que se trata de los bares de karaoke más queridos de Londres. ¡Podrás hacer una reserva para todo tu grupo de amigos que has hecho en tu viaje de idiomas a Inglaterra!   

  1. Hyde Park

Pasear por el Hyde Park te puede servir para practicar tu listening, pero lo que te proponemos es incluso mejor que esto: el Speaker’s Corner, el rincón del orador del famoso parque de Londres. Hyde Park es considerado como lugar ideal de encuentro de todas las manifestaciones y mucha gente accede a este pequeño espacio para dar un discurso o debatir sobre cualquier asunto de interés común. Si tu nivel de inglés no es tan alto como para dar tú mismo un discurso, escucha a los demás, ¡seguramente aprenderás nuevas palabras en inglés!

  1. ¿Fan de Harry Potter?

Si eres fan de Harry Potter y quieres aprovechar tu viaje a Londres para conocer más de tu mago favorito y también para practicar el inglés, ¡no te pierdas los tours en los estudios de la Warner Bross! 3 horas y media para recorrer los estudios y descubrir la magia que hay detrás de las películas, la moto voladora o la escoba Nimbus. ¡No te engañes a ti mismo! Si quieres aprovechar de verdad el tour para mejorar tu inglés, no compres la audioguía digital en español.



  1. Una sesión del Parlamento

Si visitar The House of Parliament te queda pequeño, ¡hazlo a lo grande! Si reservas con antelación puedes incluso asistir a una sesión del Parlamento. Situado en la orilla del río Támesis, en Westminter, el palacio es Patrimonio de la Humanidad y sirve para las reuniones del Parlamento del Reino Unido desde el siglo 13. Si quieres practicar inglés escuchando una sesión de la House of Lords of Commons, lo único que tienes que hacer es planificar tu visita con antelación.

  1. Los mercados londinenses que bien merecen una visita

Símbolos de la ciudad de Londres, los mercados y mercadillos son unos de los atractivos de
la ciudad que tienes que visitar sí o sí en tu viaje de idiomas a Inglaterra. Covent Garden, Brick Lane Market o Camden son sólo algunos de los sitios más famosos para pasar unas horas de compras y encontrar chollos que te llevarás como recuerdo de tu viaje a Londres. Al pasear por uno de estos mercados, no sólo lo pasarás bien, también podrás practicar tu inglés, negociando los precios de los productos o simplemente leyendo los nombres de los productos.



  1. Festivales, conciertos y espectáculos

Londres es una de las ciudades con más interés cultural del mundo. Casi a diario hay conciertos y espectáculos, así que es imposible que en tu viaje para aprender inglés en Inglaterra no encuentres al menos un evento de este tipo. En verano, que es una época ideal para hacer un curso de inglés en el extranjero,  hay muchos festivales de música y conciertos que gozan de muchos visitantes que, como tú, quieren divertirse y hablar inglés. Love Box, Calling Festival y British Summer Time son sólo algunos de los festivales que te van a servir como terapia intensiva de música y donde podrás practicar inglés con el resto de asistentes.

Hasta aquí nuestra lista de cosas divertidas para hacer en Londres, practicando el inglés a la vez….¿Conoces alguna más? ¡Compártelo con nosotros!

jueves, 27 de abril de 2017

¿Residencia o familia? El alojamiento ideal para tu viaje de estudios

Tomar la decisión de irte de viaje al extranjero para aprender un idioma es lo mejor que hayas podido hacer, pero estás sólo a medio camino de tu meta. Te quedan bastantes detalles que establecer, tienes que decidir el mejor destino, que te va a permitir tanto practicar el idioma como pasarlo bien con los amigos que hagas de viaje, la duración de la estancia, el tipo de programa (individual o en grupo, intensivo, etc.)...y, no nos olvidemos del alojamiento, ya que la mayoría de los cursos ofrecen dos tipos de alojamiento, en una residencia de estudiantes o con una familia que viva en el destino elegido por ti. Sobre esto vamos a hablar en el artículo de hoy, las ventajas de cada uno de este tipo de alojamientos para tu curso de idiomas en el extranjero.


Antes de elegir el tipo de alojamiento para tu estancia en el extranjero, tienes que tener clara una cosa: ninguna opción es mejor que la otra, se trata, simplemente, de tus necesidades y de cómo cumplir con esas expectativas que tienes de un viaje de estudios al extranjero.
 
Alojarte con una familia anfitriona es la forma más tradicional de alojamiento. Gracias a este tipo de programas de idiomas en el extranjero, vas a poder vivir un estilo de vida diferente al que tienes en tu país y te tendrás que acostumbrar a otras tradiciones, costumbres e incluso a otros horarios, que al principio puede ser que te resulten raros. ¿Te imaginas cenando a las 8 de la tarde? Pues puede ser que con tu nueva familia tengas que hacerlo durante las semanas que durará tu curso de idiomas.



La ventaja más importante de alojarte en una familia anfitriona es el aprendizaje, el hecho de que llegas a practicar el idioma a todas horas, no sólo durante las clases que tienes en la escuela de idiomas que hayas elegido. Vivir en una familia inglesa, por ejemplo, supone hablar en inglés todo el rato, desde la primera hora de la mañana, cuando tomes con ellos el típico English breakfast, hasta la hora de irse a dormir. Hablamos, por ende, de un clima en el que te sentirás cómodo, seguro y tendrás más confianza a la hora de expresarte en inglés.


Las familias que elegimos para nuestros cursos de idiomas viven en barrios tranquilos y cuentan con muy buenas instalaciones, lo que te hará sentirte como en casa. Disfrutarás de todo el confort teniendo acceso a todas las comodidades que los anfitriones mismos usan, o sea la cocina, los baños, la sala de estar, etc.
Si hay algo que destaca es la seguridad que te da alojarte con una familia anfitriona. Por un lado, los padres se quedan más tranquilos sabiendo que hay unos adultos que se hacen responsables de ti durante toda tu estancia y, por otro lado, tú no tendrás que preocuparte por nada, sabiendo que hay una familia que está velando por tu seguridad.


Gracias a alojarte en una familia vas a hacer unas amistades que pueden durar toda la vida. Por nuestras escuelas han pasado muchos jóvenes que, debido a una experiencia positiva en el primer viaje de idiomas al extranjero han repetido año tras año con la misma familia. Desde el primer momento, te sentirás como en familia, ya que todos nuestros colaboradores pasan por un proceso de selección que nos asegura que las familias con las que convivirás son las mejores.


Si eres de las personas a las que les gusta estar con mucha gente, rodeado siempre de personas con las que puedas hablar a todas horas, elegir un curso de idiomas con alojamiento en residencia es una buena idea. De esta forma, vas a convivir con otros estudiantes, de diferentes nacionalidades y países y vas a hacer nuevas amistades que incluso durarán más que las 3 semanas que estarás de viaje.



Alojarte en una residencia de estudiantes es una opción muy cómoda, ya que suelen estar ubicadas en la misma escuela o muy cerca de la escuela donde tendrás las clases y las actividades. Las residencias son edificios bonitos y aunque se trate de construcciones tradicionales cuentan con instalaciones modernas. Todas ellas disponen de habitaciones individuales o compartidas que se cierran con llave. Los baños suelen ser compartidos y el régimen de comidas es pensión completa.


La convivencia en una residencia de estudiantes suele ser tranquila y amable, aunque también es verdad que hay más ambiente que en una familia anfitriona, al haber más personas en un mismo espacio. En una residencia vas a disfrutar de más libertad, pero, gracias a los horarios y a las reglas impuestas, también tendrás unos límites que permitirán que tu curso de idiomas se desarrolle con total normalidad. La palabra “aburrimiento” desde luego no tiene hueco en este escenario.

Resumiendo, los cursos de idiomas con alojamiento en familia te ofrecen la posibilidad de profundizar más en el idioma y más oportunidades de conocer otra cultura, otra ciudad y otra forma de vivir, mientras que alojarte en una residencia con estudiantes de distintos países y nacionalidades te darán recuerdos inolvidables de un verano entre amigos. Las residencias son ideales para conocer estudiantes de todo el mundo y compartir experiencias con ellos, pero alojarte con una familia anfitriona también tiene su encanto.

 

viernes, 21 de abril de 2017

Mejora tu inglés viendo la tele: tips and tricks



Si hace unas semanas te dábamos en nuestro blog 5 consejos para mejorar tu inglés, hoy vamos a centrarnos en una de las formas más cómodas y rápidas que hay para aprender y mejorar el idioma: ver la tele en inglés.




Todos sabemos que sumergirse en el idioma es lo ideal para conseguir una base sólida del idioma y de la cultura de los nativos que lo hablan, con un curso de idiomas en en el extranjero, al ser posible. Desafortunadamente, esto no es siempre posible, para irte de viajes de estudios al extranjero no sólo necesitas dinero, sino también tiempo. Como un idioma hay que practicarlo de forma constante para que no se te olvide, lo ideal es que encuentres formas de hacerlo y una de ellas es ver la tele.


Para sacar máximo partido a esos momentos que pasas delante de la tele y te sirvan no sólo para divertirte, sino también para aprender, sigue estos consejos y trucos:


  1. Doblajes fuera. Subtítulos en español (al principio).


Si estás acostumbrado a ver películas dobladas, escuchar la voz de los actores al principio te va a parecer raro no, lo siguiente. Pero es el primer paso que tienes que dar hacia el aprendizaje del  inglés o cualquier otro idioma, poner las películas en versión original. Puedes empezar por películas con un lenguaje menos formal, como por ejemplo las comedias, para ir avanzando hacia películas con un guión más complejo (y un vocabulario de acorde a ello). Al principio te puedes poner los subtítulos en español, de esta forma no vas a estar estresado por la posibilidad de que te pierdas algo importante debido a no entender el idioma del todo.  


  1. Los subtítulos en inglés


Cuando ya te hayas acostumbrado a ver las películas en versión original, con los subtítulos en español, da un paso más y ponte los subtítulos en inglés. De esta forma, vas a comprender mejor lo que dicen los personajes de las películas. Además, al ver las palabras escritas, vas a hacer una conexión más rápida entre su pronunciación y la forma de escribirlas. Tu vocabulario en inglés se verá mejorado y tus capacidades de comprensión impresionarán incluso al profesor más exigente.


  1. Elige películas que te gusten de verdad


Todos sabemos que cuando algo nos gusta, nos esforzamos más para conseguir los resultados deseados. Con las películas pasa lo mismo, tienes que elegir películas o series de las que seas fan realmente, porque, de esta forma,  vas a poner más de tu parte para entender todo lo que dicen y hacen los caracteres.

  1. Inglés americano vs. inglés británico


Mucha gente está acostumbrada más al inglés americano que al británico, porque a lo largo de la vida han estado más expuestos a esta variedad del inglés. Las películas son ideales para escuchar más acentos, de distintas zonas de los países donde el inglés es idioma nativo. Por un acento British por excelencia te recomendamos Downtown Abbey o, por qué no, el famoso Game of Thrones. Las series americanas como las archiconocidas Friends, Los Sopranos o CSI te acercarán a un inglés menos cerrado que el británico, ya que el acento americano es más redondo.


  1. Poco a poco...


No empieces con películas de 2 horas, hay que hacerlo poco a poco. Elige primero series con capítulos de 20 minutos, vamos a decir, o fragmentos cortos de películas que tenga sentido dividir en varias partes. Si no lo haces de esta forma, te vas a cansar y acabarás abandonando la peli antes de que se acabase. Otra idea es que pongas la película varias veces en pausa, para que tu cerebro descanse un poco pero, lo dicho, lo ideal es que vayas poquito a poco.


¿Eres de los que ve las películas dobladas siempre? ¡Pues es tiempo de cambiar a la versión original! De esta forma tu nivel de inglés se verá mejorado.

lunes, 17 de abril de 2017

Guía de viajes: Dublín en 4 días, ¿qué ver y hacer?


Irlanda es uno de los mejores destinos del mundo para aprender inglés, ya que cuenta con un número impresionante de escuelas y academias de inglés repartidas por todo el país, en ciudades tan conocidas como Dublín, Galway o Cork.

De todos estos destinos geniales para estudiar inglés en el extranjero, hoy nos centraremos en Dublín, la capital de Irlanda y ciudad del país con mayor número de academias y con más posibilidades de compaginar el aprendizaje del idioma con el ocio y la diversión.

Si quieres ir a estudiar inglés en Irlanda, aquí te dejamos algunas atracciones y planes que no te puedes perder en tu viaje de idiomas. Aunque el objetivo principal del viaje sea practicar el idioma y mejorar tu nivel de inglés, tienes que disfrutar plenamente de la experiencia, ¡y qué mejor forma de hacerlo que dedicar algunas horas al día a visitar los monumentos y lugares de interés más importantes de Dublín!

  1. Día 1 : Trinity College y el Castillo de Dublín

Trinity College es la universidad más antigua de Irlanda y una de las más conocidas de toda Europa. Se trata de una universidad abierta, al principio, sólo para los protestantes, pero que, con el tiempo, ha admitido también a los alumnos católicos. Por tanto, si quieres conocer un poco del pasado religioso del país tienes que visitar este verdadero monumento. Si los libros de Samuel Beckett o de Oscar Wilde han sido buenos amigos tuyos en la adolescencia, tienes que saber que estos escritores estudiaron aquí. Te encantará pasear por la Biblioteca del Trinity College, que posee la mayor colección de libros de Irlanda, saboreando el olor a papel y a madera antigua. En el campus universitario podrás contemplar los edificios antiguos que lo componen y sentir la riqueza histórica y cultural de un sitio tan bello y cargado de tradiciones.  



El Castillo de Dublín es el emblema de la historia de la ciudad. Construido en el siglo XIII, ha visto pasar la historia de la ciudad y ha servido a lo largo de los años como fortaleza militar, prisión o tribunal de Justicia. Hoy en día se utiliza sólo para reuniones y acontecimientos de Estado y se puede visitar cuando no haya ningún evento de este tipo. Si quieres practicar inglés, una visita guiada por esta  joya de la capital irlandesa es ideal, porque las visitas guiadas sólo están disponibles en inglés. Es uno de los lugares que ver en Dublín sin falta.

  1. Día 2: O’Connell Street y Guinness Storehouse
O’Connell Street es la calle más importante de Dublín, donde vas a poder ver no sólo un montón de comercios (que de esos también hay), sino también muchos monumentos y atracciones. Es por ello que, a cualquier hora del día, la calle va a estar repleta de turistas en búsqueda de diversión.    
Desde monumentos más recientes, como The Spire, construido en el lugar en el que se encontraba el monumento Nelson’s Pillar, hasta edificios antiguos de gran valor histórico como la Oficina Central de Correos o el Hotel Gresham, todo hay que verlo para una auténtica experiencia Irish. La calle O’Connell es una visita obligatoria en tu viaje de idiomas a Dublín.

Otra parada obligatoria en Dublín es la Guinness Storehouse. Todo amante de la cerveza se lo pasará genial visitando la fábrica y descubriendo cómo se hace la cerveza negra. La cerveza es un símbolo de Irlanda y no hay mejor sitio para conocer todos los detalles sobre su fabricación que la fábrica de Dublín. Al acabar la visita podrás tomarte una pinta de cerveza negra bien fría, disfrutando de unas vistas espectaculares de la ciudad.
  

  1. Día 3: La Catedral de San Patricio, el City Hall y el Museo Kilmainham Gaol

La catedral de San Patricio es la iglesia más grande de Dublín, erigida en honor del patrón de Irlanda. Verla iluminada por la noche no tiene precio y es una imagen que te llevarás como recuerdo de tu viaje de idiomas. Se trata de un edificio de arquitectura gótica que destaca por su interior, sus ornamentos y sus decoraciones. Lo que más suele gustar de la catedral son las vidrieras espectaculares y la pila bautismal de la época medieval. Si antes te hablábamos de los escritores a los que te recordará la ciudad de Dublín, que sepas que en la Catedral de San Patricio descansan los restos de Jonathan Swift, autor de Los viajes de Gulliver.

El City Hall es otro de los atractivos turísticos de Dublín, se trata del ayuntamiento de la ciudad y es uno de los mejores exponentes de la arquitectura georgiana. Si sólo tienes tiempo para una visita corta, te recomendamos centrarte en la Rotonda, una estancia decorada con estatuas, ya que la exposición sobre la historia de la ciudad puede resultarte bastante larga.



El Museo Kilmainham Gaol es la antigua prisión de Dublín, que recuerda a la lucha por la independencia de Irlanda. Es justo por esto que la cárcel tiene un lugar especial en la memoria de los irlandeses, así que tienes que visitar esta atracción cuando estés en Dublín. Aparte de la visita guiada, vas a poder visitar también el museo de la cárcel, que aloja diferentes objetos que pertenecieron a los presos.  
     
  1. Temple Bar y el Parque de Saint Stephen’s Green
Si los tres días de visitas culturales por el pasado histórico de la ciudad de Dublín te han dejado bastante cansado, el cuarto día puedes disfrutar de un plan de lo más relajantes: disfrutar de unas pintas en el Temple Bar y darte un paseo por uno de los parques más famosos de la ciudad, el Parque de Saint Stephen’s Green.  Temple Bar es uno de los barrios más bonitos de Dublín, situado a orillas del Rio Liffey. Se trata del centro de la vida nocturna de la ciudad, con calles estrechas y adoquinadas, llenos de pubs y de música celta.


Por un poquito de paz, visita también el parque victoriano más conocido de la ciudad, donde encontrarás un lago y muchas zonas verdes donde podrás pensar en todas las aventuras que has podido vivir en tus paseos por la maravillosa ciudad de Dublín.

¿Estás listo ya para tu viaje a Dublín?