Elige destino

lunes, 17 de abril de 2017

Guía de viajes: Dublín en 4 días, ¿qué ver y hacer?


Irlanda es uno de los mejores destinos del mundo para aprender inglés, ya que cuenta con un número impresionante de escuelas y academias de inglés repartidas por todo el país, en ciudades tan conocidas como Dublín, Galway o Cork.

De todos estos destinos geniales para estudiar inglés en el extranjero, hoy nos centraremos en Dublín, la capital de Irlanda y ciudad del país con mayor número de academias y con más posibilidades de compaginar el aprendizaje del idioma con el ocio y la diversión.

Si quieres ir a estudiar inglés en Irlanda, aquí te dejamos algunas atracciones y planes que no te puedes perder en tu viaje de idiomas. Aunque el objetivo principal del viaje sea practicar el idioma y mejorar tu nivel de inglés, tienes que disfrutar plenamente de la experiencia, ¡y qué mejor forma de hacerlo que dedicar algunas horas al día a visitar los monumentos y lugares de interés más importantes de Dublín!

  1. Día 1 : Trinity College y el Castillo de Dublín

Trinity College es la universidad más antigua de Irlanda y una de las más conocidas de toda Europa. Se trata de una universidad abierta, al principio, sólo para los protestantes, pero que, con el tiempo, ha admitido también a los alumnos católicos. Por tanto, si quieres conocer un poco del pasado religioso del país tienes que visitar este verdadero monumento. Si los libros de Samuel Beckett o de Oscar Wilde han sido buenos amigos tuyos en la adolescencia, tienes que saber que estos escritores estudiaron aquí. Te encantará pasear por la Biblioteca del Trinity College, que posee la mayor colección de libros de Irlanda, saboreando el olor a papel y a madera antigua. En el campus universitario podrás contemplar los edificios antiguos que lo componen y sentir la riqueza histórica y cultural de un sitio tan bello y cargado de tradiciones.  



El Castillo de Dublín es el emblema de la historia de la ciudad. Construido en el siglo XIII, ha visto pasar la historia de la ciudad y ha servido a lo largo de los años como fortaleza militar, prisión o tribunal de Justicia. Hoy en día se utiliza sólo para reuniones y acontecimientos de Estado y se puede visitar cuando no haya ningún evento de este tipo. Si quieres practicar inglés, una visita guiada por esta  joya de la capital irlandesa es ideal, porque las visitas guiadas sólo están disponibles en inglés. Es uno de los lugares que ver en Dublín sin falta.

  1. Día 2: O’Connell Street y Guinness Storehouse
O’Connell Street es la calle más importante de Dublín, donde vas a poder ver no sólo un montón de comercios (que de esos también hay), sino también muchos monumentos y atracciones. Es por ello que, a cualquier hora del día, la calle va a estar repleta de turistas en búsqueda de diversión.    
Desde monumentos más recientes, como The Spire, construido en el lugar en el que se encontraba el monumento Nelson’s Pillar, hasta edificios antiguos de gran valor histórico como la Oficina Central de Correos o el Hotel Gresham, todo hay que verlo para una auténtica experiencia Irish. La calle O’Connell es una visita obligatoria en tu viaje de idiomas a Dublín.

Otra parada obligatoria en Dublín es la Guinness Storehouse. Todo amante de la cerveza se lo pasará genial visitando la fábrica y descubriendo cómo se hace la cerveza negra. La cerveza es un símbolo de Irlanda y no hay mejor sitio para conocer todos los detalles sobre su fabricación que la fábrica de Dublín. Al acabar la visita podrás tomarte una pinta de cerveza negra bien fría, disfrutando de unas vistas espectaculares de la ciudad.
  

  1. Día 3: La Catedral de San Patricio, el City Hall y el Museo Kilmainham Gaol

La catedral de San Patricio es la iglesia más grande de Dublín, erigida en honor del patrón de Irlanda. Verla iluminada por la noche no tiene precio y es una imagen que te llevarás como recuerdo de tu viaje de idiomas. Se trata de un edificio de arquitectura gótica que destaca por su interior, sus ornamentos y sus decoraciones. Lo que más suele gustar de la catedral son las vidrieras espectaculares y la pila bautismal de la época medieval. Si antes te hablábamos de los escritores a los que te recordará la ciudad de Dublín, que sepas que en la Catedral de San Patricio descansan los restos de Jonathan Swift, autor de Los viajes de Gulliver.

El City Hall es otro de los atractivos turísticos de Dublín, se trata del ayuntamiento de la ciudad y es uno de los mejores exponentes de la arquitectura georgiana. Si sólo tienes tiempo para una visita corta, te recomendamos centrarte en la Rotonda, una estancia decorada con estatuas, ya que la exposición sobre la historia de la ciudad puede resultarte bastante larga.



El Museo Kilmainham Gaol es la antigua prisión de Dublín, que recuerda a la lucha por la independencia de Irlanda. Es justo por esto que la cárcel tiene un lugar especial en la memoria de los irlandeses, así que tienes que visitar esta atracción cuando estés en Dublín. Aparte de la visita guiada, vas a poder visitar también el museo de la cárcel, que aloja diferentes objetos que pertenecieron a los presos.  
     
  1. Temple Bar y el Parque de Saint Stephen’s Green
Si los tres días de visitas culturales por el pasado histórico de la ciudad de Dublín te han dejado bastante cansado, el cuarto día puedes disfrutar de un plan de lo más relajantes: disfrutar de unas pintas en el Temple Bar y darte un paseo por uno de los parques más famosos de la ciudad, el Parque de Saint Stephen’s Green.  Temple Bar es uno de los barrios más bonitos de Dublín, situado a orillas del Rio Liffey. Se trata del centro de la vida nocturna de la ciudad, con calles estrechas y adoquinadas, llenos de pubs y de música celta.


Por un poquito de paz, visita también el parque victoriano más conocido de la ciudad, donde encontrarás un lago y muchas zonas verdes donde podrás pensar en todas las aventuras que has podido vivir en tus paseos por la maravillosa ciudad de Dublín.

¿Estás listo ya para tu viaje a Dublín?     

No hay comentarios:

Publicar un comentario