Elige destino

miércoles, 10 de mayo de 2017

Cinco razones para ir a un campamento de verano en inglés

Los estudios demuestran que empezar la enseñanza de idiomas a una edad muy temprana es muy beneficioso para los niños. En los primeros años de vida, el cerebro de un niño es como una esponja y es cuando más conexiones neuronales se generan. Por eso hay que dar los primeros pasos hacia aprender idiomas desde bien pequeño, y ¡qué mejor forma de hacerlo que yendo a un campamento de verano en inglés!


A la hora de empezar a dominar un segundo idioma, hay que seguir el mismo proceso que en el caso de la lengua materna, es decir, en primer lugar escuchar y comprender, para luego poder hablar, leer o escribir. Aprender sólo el vocabulario es un error, el niño tiene que aprender las estructuras de la lengua, habituales a una conversación normal, para poder usar determinadas palabras y frases en contexto.


La mejor forma de familiarizar a los niños con un idioma es ofrecerles la posibilidad de aprenderlo en inmersión lingüística y para esto la opción ideal son los campamentos de verano en inglés. Si quieres que tu hijo aprenda inglés en verano y que disfrute, a la vez, de actividades lúdicas y deportivas, ¡apúntalo a un campamento de inglés!


Aquí te dejamos algunas razones por hacerlo:


  1. Diversión


Los campamentos de inglés en Inglaterra son programas de idiomas que se basan en la diversión. Los niños se relacionan con estudiantes de otras nacionalidades y con nativos ingleses, por lo que mejoran su nivel de inglés, pero también van a disfrutar de actividades variadas, desde deportes hasta actividades de aventura y programas de entretenimiento nocturno. Si tuviéramos que elegir una sola palabra que describiera este tipo de cursos de inglés, sería “diversión” sin duda alguna.




  1. Nuevos amigos


Gracias a los campamentos de verano en inglés, los niños pueden hacer nuevas amistades. Los niños acuden a los campamentos con muchas ganas de hacer nuevos amigos y se van para casa al final del campamento con muchos recuerdos de unas semanas inolvidables, llenas de risas y sin ningún momento de aburrimiento.  


  1. Ser independientes


Si hay algo más que los niños aprenden, a parte del inglés, es ser independientes. Pasar unas semanas fuera les va a ayudar aprender cosas básicas, desde organizar sus objetos personales hasta comer sin ayuda o capricho alguno. Los campamentos enseñan a los niños a hacer las cosas solos, sin depender tanto de un adulto, aunque, para cualquier cosa que necesiten cuentan con la ayuda del personal cualificado del campamento.


  1. Conocer nuevos sitios y nuevas culturas


Nada mejor que un campamento de verano en inglés para conocer lugares que no han visto antes y personas que pertenecen a culturas muy distintas de la suya. Si los campamentos de inglés que ofrecemos en Alicante o en Marbella les pueden resultar más familiares, con los campamentos de inglés en Inglaterra darás en el clavo seguramente. Los campamentos de aventuras, organizados en varias zonas de Inglaterra, les darán a los niños la oportunidad de conocer un país lleno de cultura e historia. Al compartir habitación en la residencia donde estén alojados con otros alumnos, podrán conocer también otras costumbres y otra cultura.




  1. Aprender inglés

Hemos dejado en último lugar la razón más obvia para irte a un campamento de inglés, pero está claro que no hay manera más natural de aprender inglés que un campamento de verano. Al irse de campamento, los niños están hablando todo el rato en inglés, todas las actividades que desarrollan están en inglés y se relacionan con los compañeros y los profesores en inglés. Se trata de una de las mejores formas de aprendizaje de un idioma, ya que la inmersión lingüística es total, así que ¡no te lo pienses más y apunta a tu hijo a un campamento de verano si quieres que aprenda inglés y que se divierta al mismo tiempo!  

No hay comentarios:

Publicar un comentario